2 may. 2010

LA MITAD DEL CIELO (INDIA)

ESPAÑOLAS EN LA INDIA

Maharajá es un término en varios idiomas de la India, que significa ‘gran rey’. Debido a la gran influencia del sánscrito en las lenguas de la India, el término «maharajá» es común en muchos idiomas modernos, como el bengalí y el hindi. Su equivalente femenino es «majaraní» y «majarani»; en sánscrito mahārānī (y en inglés maharanee). Denota tanto a la esposa del gobernante en turno (la Primera Dama) como a las mujeres en el poder (en los raros casos donde es permitido).

El maharajá de Kapurthala es el título que ostentaba el jefe del antiguo principado del mismo nombre durante varios periodos desde el 1772 (incluyendo la India Británica) hasta la actualidad. El maharajá actual queda como un símbolo, sin poder totalitario.

Pasión India, de Javier Moro tiene como protagonista a Anita Delgado, una bailarina de flamenco española que se convirtió en princesa india tras casarse en 1908 con el maharajá de Kapurtala, Jagajit Singh.

El maharajá actual dijo que el libro es "absolutamente sensacionalista, una creación de la imaginación mentalmente enfermiza del autor, que sólo trata de añadir escándalo a la historia para que el libro se venda más".

Moro, por su parte, dijo que en la versión india de la novela aceptó cambiar los nombres de las personas más cercanas "para no herir a nadie". Pero ahora Shatrujit se propone viajar a España, para iniciar acciones legales contra el escritor. Le pedirá que use nombres falsos también en la edición española. Además tratará de detener el proyecto de la película inspirada en la novela.

Moro, en tanto, argumentó que "lo que pasa es que tiene una versión idealizada de su abuelo", "Yo he hecho por primera vez un retrato muy humano del maharajá, no una caricatura", añadió. Y fue sincero al explicar que la polémica en torno al libro no le genera miedo sino que, por el contrario, "es muy buena publicidad".

Como telón de fondo de esta historia, Javier Moro describe el auge y la decadencia del Imperio Británico en las India que culminó con un "baño de sangre enorme" que resquebrajó al país en dos partes.

“Si al final he escrito una novela -dice el autor-, no ha sido por deseo de inventar nada, sino al contrario, para reflejar mejor el sabor de una época, así como los olores y colores de la India, las prodigiosas extravagancias de los últimos maharajás y la irresistible personalidad de Anita Delgado". El libro ha sido uno de los grandes éxitos de crítica y venta de los últimos años en España y varios países europeos, con su traducción a 17 idiomas. Se público en el año 2005.

Anita Delgado Briones era una malagueña de origen pobre y humilde, nacida en 1890, que trabajaba como bailarina en un café de Madrid, cuando conoció al maharajá Jagatjit Singh, un hombre excéntrico que adoraba a las mujeres y que se encaprichó de ella. El maharajá está en Madrid para asistir a la boda del rey de España en 1906. Es un hombre bastante “occidentalizado”, tolerante y abierto a todo el “savoir vivre”. Era sin embargo un indio y sobre todo un maharajá y lo que le choca al conocer a la malagueña bailaora es su “falta de respeto” hacia él. Anita empieza a gritar y a llorar cuando el maharajá le propone pasar una noche con él a cambio de mucho dinero. Las mujeres indias sabían muy bien que no debían decir o exteriorizar nada negativo en su presencia. No entiende ni le importan las lágrimas y la cólera de Anita pero le intriga su rechazo. Sigue aumentando sus ofertas pero la malagueña sigue rechazándolas. Al final, el maharajá se enamora y le pide matrimonio y Anita, presionada por su familia, que no pasaba por sus mejores días y sus amigos, acepta. Tenía solo 17 años.

Anita se va a Paris, donde vive en el palacio de Jagatjit y donde recibe una formación intensiva destinada a convertirla en una princesa.

Tras una boda civil en Paris con los familiares más cercanos, Anita llega a la India en 1908 a lomos de un elefante lujosamente enjaezado. El pueblo entero está en la calle rindiendo un cálido homenaje a la nueva princesa de tez tan blanca como las nieves del Himalaya. ¿Pero conseguirá la bailarina española convertida en princesa india comprender y hacer suyas las costumbres y la vida de India? ¿Y la India estaba preparada para tener una maharaní occidental? ¿Y qué vamos a decir de las otras mujeres del maharajá para las cuales ella y sus futuros hijos “mestizos” representan una verdadera amenaza, con su piel blanca, signo de pertenencia a una clase superior?

"Anita consiguió que el maharajá fuera fiel durante diez años, pero el amor se gastó y empezó la tragedia", señaló este escritor, autor de libros como “Senderos de libertad” ” El pie de Jaipur”, “Las montañas de Buda”, “El Sari Rojo” y coautor, junto a Dominique LaPierre de “Era medianoche en Bhopal”.

Según explicó Javier Moro, el amor entre la española y el maharajá era un símbolo de la unión que muchos ansiaban entre Occidente y Oriente. "Todavía hoy se recuerda con cariño a ese maharajá que instituyó los colegios mixtos, impuso la enseñanza obligatoria y disminuyó los impuestos a los más desfavorecidos", aseguró el autor.

Esta primavera acaba de imprimirse en Madrid “La nieta de la maharaní”, el libro sobre la historia real de la nieta de Anita Delgado, la protagonista de “Pasión India”. Maha Akhtar es la hija de Zahra Ajami, libanesa, y Ajit Singh, hijo de Anita y el maharajá Jagatjit Singh. La protagonista de “La nieta de la maharaní” es colaboradora habitual de “Departures” y articulista para “The Times” en la India; fue ayudante de “The Cure” y trabajó para el canal de noticias CBS desde 1993 hasta 2006. Esta remarcable mujer, que habla seis idiomas y es una destacada bailarina profesional de flamenco divide su tiempo entre Nueva York, Sevilla y Nueva Delhi.

Del mismo autor, Javier Moro, podemos mencionar “El sari rojo” que nos presenta la historia de Sonia Gandhi (Sonia Maino de soltera), una italiana que se casa en 1968 con Rajiv Gandhi, un primer ministro indio asesinado durante una campaña electoral. El sari rojo que da nombre al libro es un sari de algodón hecho por el abuelo de Rajiv en la cárcel y que tanto su hija, Indira, como Sonia y su hija llevaron el día de sus bodas. Es todo un símbolo. Los protagonistas se conocen en Cambridge donde estudian los dos. Ella es hija de una familia humilde de los alrededores de Turín. El pertenece a la familia más poderosa de la India. Pero vamos a presentar un poco la familia de Rajiv para entender mejor en que se ha metido Sonia Maino.

Indira Gandhi, su suegra, también fue asesinada. Fue primer ministro durante el mandado de je fe de gobierno de su padre, Nehru y después de su muerte la siguiente jefa de gobierno de India. A pesar de ser todavía joven, Indira tenía en la frente un mechón blanco que se ha convertido en su seña de identidad. El padre de su suegra fue Nehru, un gran héroe de la independencia y fundador de la India moderna. Fue amigo, discípulo y una especie de lugarteniente de Mahatma Gandhi (Mahatma es “alma grande”). La fe combinada con lo racional cambiaron el mundo. Querían conseguir una India unida e independiente, aunque Mahatma Gandhi apostaba por la autarquía y la religión, mientras que Nehru creía en el poder de la ciencia y la tecnología. La rueca ha sido convertida por Mahatma Gandhi en un símbolo de la autarquía, porque los ingleses habían arruinado la industria textil india para poder vender sus productos industriales. La rueca era un símbolo de rebeldía. Un fundamentalista hindú mató a Mahatma Gandhi. Bueno, pues si a todo eso le añadimos el hecho de que en la sociedad tradicional india, los extranjeros ni siquiera merecían un lugar en el escalón, eran considerados “sin casta”, entendemos el hándicap con el que Sonia entraba en este mundo desconocido para ella. Después de casarse tuvo que seguir viviendo en la casa familiar, según el modelo indio de la familia unida.

Después de la muerte de su marido, y tras un intenso conflicto interior, Sonia se deja finalmente convencida a seguir el camino político y se convertirá en la presidenta del Congress y la número uno de la Oposición.

El libro refleja muy bien la India tradicional, con sus costumbres (por ejemplo la costumbre de incinerar a los muertos en una pila funeraria que debe encender el hijo del muerto; previamente debe coger una jarra llena de agua sagrada del Ganges y descalzo debe dar tres vueltas a la pira mientras va vertiendo unas gotas sobre su padre, cumpliendo el rito purificador del alma), con su vestimenta (las mujeres viudas visten de blanco en la India) y con sus valores como la integridad, la tolerancia, el desprecio al dinero y otros.

La esposa del difunto deposita una ofrenda sobre el cuerpo, a la altura del corazón, hecha de alcanfor, clavo y azúcar y se supone que contribuye a erradicar las imperfecciones del alma. Luego le toca los pies en señal de veneración. Los hindúes creen que la incineración ritual ayuda al alma del difunto a liberarse de su envoltorio mortal y alcance el cielo. La última parte del ritual es un golpe simbólico que el hijo le da al cráneo de su padre con un palo de bambú para que su alma ascienda al cielo en espera de su próxima reencarnación.

Antiguamente, dice Moro, las mujeres que se entregaban a las llamas para emprender junto al ser amado el viaje hacia la eternidad eran consideradas divinidades y eran veneradas como tales. Se trata del rito del sati, que tiene su origen en una casta guerrera de la India del Norte. En origen, el sati era una prueba de amor supremo que sólo puede comprender una mujer cuando ve arder el cadáver del marido que adora. Los ingleses lo prohibieron como luego también lo hizo el primer gobierno democrático de la India por los abusos que se cometían en su nombre.

Sonia, la protagonista del “Sari Rojo” lleva un peso inmenso de dos apellidos: Nehru-Gandhi. Vive muchos años en la India y llega a sentirse una india; quiere a la gente de ese país y se sabe querida por ellos. Moro habla de una Sonia que mueve la cabeza de lado a lado para decir que si, pareciendo decir que no, muy típico de los indios, la manera de juntar las manos para saludar, de mirar, de escuchar, el acento, todo su lenguaje corporal evoca a una india.

0 comentarios:

Publicar un comentario