18 abr. 2010

ERASE UNA VEZ (RUMANIA)

EL CASTILLO DE IULIA HASDEU

En 1893, Bogdan Petriceicu Hasdeu, “un genio de una terrible amplitud”, según Mircea Eliade, después del gran sufrimiento provocado por la muerte de su hija, Iulia, empieza a construir un castillo en Campina. La construcción del Castillo sigue el proyecto transmitido por el Espíritu de Iulia durante las sesiones de espiritismo y se concibe como un verdadero Templo dedicado a su hija. Su existencia está llena de misterio. Se trata de una construcción rara, con una inmensa puerta de hierro con dos tronos, uno a la izquierda y uno a la derecha.

No hay rumano que no conozca la leyenda de Iulia Hasdeu, fallecida cuando solo tenía 19 años. Con 2 años y medio sabía leer, con 4 escribía, con 5 compone sus primeras poesías, y con 8 años acaba los estudios primarios. Hablaba ya francés, alemán e inglés. Con 11 años acaba los estudios obligatorios y es aceptada al Conservatorio. Cuando solo tenía 12 años una disputa entre sus padres la obligan a irse a vivir a Paris con su madre. A través de cartas su padre le manad todo su apoyo y la incita a estudiar más. Con tan sólo 17 años estudia en Sorbona, en la Facultad de Letras de Paris. Solo 2 años más tarde, la vida de esta niña tan inteligente se ve amenazada por una enfermedad cruel, la ftizia.

El padre recorre toda Francia, Italia y Suiza en busca del sol que tanta falta hace a los pulmones de su hija pero todo va ser inútil. En un último intento desesperado, B.P. Hasdeu trae a Iulia a Romania pero con tan solo 19 años muere.

Su desaparición da inicio a un total desmoronamiento moral y psíquico del gran genio de la historia, política, literatura, etnografía, poesía y podemos continuar, rumana. Empieza a practicar el espiritismo, intentando dialogar con su hija desde el mundo de las sombras. Y un día dicen que su hija le ha contestado. Desde que era una niña alegre y feliz, Iulia ha sido considerada un milagro y su repentina muerte no ha hecho más que perfeccionar esa genialidad y transformar su inteligencia en un mito.

El padre, llegado en la cúspide del sufrimiento, piensa que el espíritu de su hija vive y le construye un mausoleo donde mete el escritorio de estudio de su hija y todas las cosas que ella había utilizado. El ataúd es blanco y tiene una ventana a través de la cual se puede ver el cuerpo intacto de Iulia.

El castillo que Hasdeu construye después de la muerte de su hija y según sus indicaciones, está lleno de símbolos. La gente del pueblo recuerda todavía la leyenda y cuentan que, de vez en cuando, se escucha desde el Castillo la voz de Iulia llamando a su querido padre. Y que nadie quiere acercarse y cuando pasan por delante del Castillo cruzan a la otra acera y se hacen el signo de la cruz, como si del diablo se tratase. Los habitantes cuentan que de noche escuchan a Iulia tocando el piano y a su viejo padre aplaudiéndola. Dicen que es imposible maldecir cuando se pasa por delante del Castillo porque la lengua se te hace nudo.

0 comentarios:

Publicar un comentario