16 may. 2010

ANTROPOLOGÍA SIN DOLOR (CLAUDE LÉVI-STRAUSS)

Prestigioso antropólogo nacido en Bruselas (Bélgica) el 28 de noviembre de 1908. Fundador de la antropología estructural e introductor en las ciencias sociales del enfoque estructuralista basado en la lingüística estructural de Saussure.

Muy cerca de cumplir los 101 años, y considerado como uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX, falleció en París (Francia) el 30 de octubre de 2009.

Hijo de padres franceses realizó sus estudios en liceos de París y luego estudió Derecho y Filosofía en la Sorbona, pero terminó sólo los de Filosofía en 1931.

Claude Lévi-Strauss fue galardonado con el Premio Erasmus («Praemium Erasmianum») que distingue a las personas o instituciones que hayan aportado una contribución relevante en la construcción de Europa.

Trabajó algunos años como profesor hasta que aceptó una oferta para ser parte de una misión cultural francesa en Brasil, donde ejercería como profesor visitante en la Universidad de Sao Paulo.

Vivió en Brasil desde 1935 hasta 1939. En ese país realizó su primer trabajo de campo etnográfico, dirigiendo exploraciones periódicas en el Mato Grosso y la selva tropical amazónica.

Convivió entre los bororos los caduveos, los nambikwara y los tupi-kawahib, experiencias que le orientaron definitivamente como profesional de la antropología, campo en el que su trabajo aún hoy sigue siendo válido para la mayoría de los antropólogos.

Las teorías de Lévi-Strauss se exponen en Antropología estructural (1958). En sus obras, influido por Durkheim y Mauss, preconiza la aplicación del método estructural de las ciencias humanas. Asevera que un auténtico análisis científico debe ser explicatorio.

Lévi-Strauss ha gozado de un lugar preeminente entre los investigadores que afirman que las diferentes culturas de los seres humanos, sus conductas, esquemas lingüísticos y mitos revelan la existencia de patrones comunes a toda la vida humana.

Por ejemplo, buscando patrones o rasgos que fueran universales descubrió que la prohibición del incesto era una constante a partir de las culturas más primitivas y esto lo analizó en su obra “Las estructuras fundamentales del parentesco”, editada en 1949.

La teoría de la alianza defiende que el parentesco tiene más que ver con la alianza entre dos familias por matrimonio entre sus miembros que con la ascendencia de un antepasado común.

Además, para Lévi-Strauss no existe una diferencia significativa entre el pensamiento primitivo y el civilizado.

Para este padre de la antropología moderna, la mente humana organiza el conocimiento en parejas binarias y opuestas que se organizan de acuerdo con la lógica, y tanto el mito como la ciencia están estructurados por pares de opuestos relacionados lógicamente.

Vamos a decirte que Tristes Trópicos fue escrito en 1955, 15 años después de su trabajo entre las poblaciones indígenas brasileñas. Se trata de unos libros dentro de uno sólo. Y tendríamos: el libro de viaje, de aventuras, el libro etnográfico, donde incorpora su experiencia personal, el libro filosófico y el moral.

Y como una anécdota: es el libro donde quedan reflejados sus años de formación como antropólogo. Bueno, pues yo pensaba que nosotras aquí nos estamos formando como ciudadanas del mundo. Nos queda mucho trabajo todavía por delante pero si tu también quieres aprender y reaprender, nuestro programa que Uniradio emite todos los viernes a las 11.00 te puede interesar. Y además, si seguimos el paralelismo, el libro de C. L. Strauss tuvo mucho éxito cuando se publicó, y se reedito muchas veces, así que nunca se sabe, a lo mejor todos juntos, conseguiremos triunfar y ser más solidarios, más tolerantes, más interculturales y más interesados en conocer lo que nos une a todos.

Volviendo a C. L. Strauss os vamos a decir que Tristes Trópicos es un libro bonito y accesible a todo tipo de público. Es también, por lo menos a mi me ha parecido, diferente, porque no es ni el clásico libro de etnografía, pero tampoco es un tratado, un texto exclusivamente teórico. . El libro ilustra toda la obra de Lévi-Strauss. “Tristes Trópicos es la búsqueda de la “sociedad de la naturaleza”, para poder comprender la “naturaleza de la sociedad”, es la búsqueda de la “fe originaria”, de las raíces, de los comienzos. Como una confesión de la vida de Lévi-Strauss, “Tristes Trópicos” explica la misión que Occidente le ha encomendado al etnógrafo: estudiar formas sociales, previamente condenadas a muerte, y convertirse en un autentico “símbolo de expiación”.

Es una autobiografía del periodo cuando se inicia en el trabajo de campo entre las poblaciones indígenas brasileñas como los bororos, los caduveos o los nambikuara.

Así que hay un libro más, aparte de los que ya hemos mencionado, como el de viaje, etnográfico, filosófico y es el libro de formación de un antropólogo desencantado con la filosofía que el llega a considerar “una gimnastica mental a la que le falta el espíritu”. Lo que creo es que C. L. Strauss buscaba algo vivo y fascinante, como el hombre y creo que sus aventuras en Brasil lo han dejado contentado.

Si hemos hablado de la formación del antropólogo C. L. Strauss, vamos a decirte lo que pensaba el moralista autor de Tristes Trópicos. Y se trata de una crítica hacia la civilización occidental que arrasa las culturas del Nuevo Mundo (América) y Asia. Hay un sentimiento de nostalgia al modelo rousseauniano que vuelve tristes a los trópicos.

Entonces comprendo la pasión, la locura, el engaño de los relatos de viaje. Traen la ilusión de lo que ya no existe y que debería existir aún para que pudiéramos escapar a la agobiadora evidencia de que han sido jugados veinte mil años de historia. Ya no hay nada que hacer: la civilización no es más que esa flor frágil, que preservábamos, que hacíamos crecer, con gran cuidado, en algunos rincones abrigados, de un terruño rico en especies rústicas, sin duda amenazadoras por su lozanía, pero que permitían variar y vigorizar el plantel. La humanidad se instala en el monocultivo; se dispone a producir la civilización en masa, como la remolacha. Su comida diaria sólo se compondrá de este plato” (Tristes Trópicos, C. L. Strauss).

Levi-Strauss construyó una imagen del ser humano pesimista: un ser que se encuentra solo, abocado a la guerra y a la destrucción del planeta por su rapacidad, y para el que no hay esperanza ni siquiera en el humanismo (no se debe olvidar que Levi-Strauss pertenece a la generación que vivió la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto y que produjo su obra en el contexto de la Guerra Fría).

La obra de Levi-Strauss ha rebasado las fronteras de la antropología, influyendo profundamente en la filosofía, la sociología, la historia, el estudio de la literatura, la filología, la ciencia política, etc.

0 comentarios:

Publicar un comentario