16 may. 2010

LA MITAD DEL CIELO (CLAUDE LÉVI-STRAUSS)


En “Tristes Trópicos”, Claude Lévi-Strauss describe mujeres bororo: “Las mujeres llevaban un taparrabo de algodón impregnado de urucu alrededor de un cinturón rígido de corteza [...]”. “Las mujeres poseen verdaderos joyeros, que se transmiten de madre a hija: son adornos de dientes de simio o colmillos de jaguar ensamblados en madera y fijados con finas ligaduras”.

La compra de un broche, que las mujeres llevan en el cuello y constituye la única riqueza que se transmite de madre a hija, provoca un gran enfado en tres las mujeres: “Cuando se supo la compra, provocó una autentica furia entre el elemento femenino del poblado que no nos ahorró los insultos”. Pero Lévi-Strauss piensa que hay algo reconfortante en esta cólera: le demuestra que él, el intruso que ha venido a buscar el fin del mundo, después de todo le es muy cercano.

En el caso de los Bororos, parece que los hombres tienen la responsabilidad de la Palabra de unión e, incluso, una responsabilidad exclusiva, ya que son propietarios de la casa colectiva y que las mujeres están excluidas de los misterios de la religión. Las mujeres tienen, a partir de entonces, la responsabilidad de la Palabra de oposición (los Bororos son matrilineales y matrilocales y las mujeres son “propietarias de las chozas familiares del contorno”).

0 comentarios:

Publicar un comentario